¿Cómo decidir en qué redes sociales debe estar mi marca?

redes sociales

Aunque en un primer momento fueron muchas las empresas que pensaron que el boom de las redes sociales sería pasajero y decidieron no subirse al carro, esas mismas empresas se han ido dando cuenta de que las redes sociales han llegado para quedarse y ellos deberían estar presentes.

Porque lo estén o no, van a hablar de ellos, así que mejor poder monitorizar esa conversación y solventar cualquier posible crisis.

Pero, ¿es necesario estar presente en TODAS las redes sociales?

Lo cierto es que no, la marca tiene que estar presente en las redes sociales en las estén sus clientes o potenciales clientes. En las que le interese.

¿En qué redes sociales tiene que estar mi marca?

Antes de darnos de alta en una red social, debemos hacernos algunas preguntas acerca de nuestra presencia en ella:

    • ¿Para qué la queremos?
    • ¿La podemos mantener?
    • ¿Nuestro público está en ella?

 

Es un error muy común decidir abrir cuenta en todas las redes sociales existentes y no volver a acceder a ella nunca. Por eso el primer paso es hacernos esta serie de preguntas, una vez contestadas analizaremos el usuario medio que se encuentra en cada red social.

Porque lo cierto es que cada red social tiene su propia personalidad y en cada una de ellas hay un perfil de usuario diferente, funcionamiento y opciones de cara a nuestras estrategias de marketing digital. Por eso, antes de ponerse a crear cuentas sin parar, es necesario analizarlo muy bien. Las redes sociales pueden darnos a conocer a muchísimos posibles clientes, pero si damos un paso en falso, también pueden causarnos una grave crisis de reputación.

Es esencial saber a qué tipo de público nos dirigimos y también cuáles son los clientes que queremos captar. Por ejemplo, si se trata de una empresa dirigida a personas de entre 35 y 65 años, como puede ser un banco, no tiene sentido que éste tenga un perfil en Snapchat o Instagram, porque ahí no está su público. En cambio, si ese mismo banco ha decidido que quiere intentar captar clientes más jóvenes porque va a ofrecer una nueva tarjeta enfocada a esa edad, sí lo tendría.

La estrategia establecida por la marca es clave a la hora de escoger qué redes sociales abrir ya, y en cuáles es mejor esperar un poco o incluso no estar presente nunca.

Factores a considerar

Tras hacer una pequeña investigación previa, tanto de lo que quiere conseguir la marca estando en redes sociales, como del estilo de cada red social y a qué público se dirige, debemos considerar otros factores, más relacionados con nuestros propios recursos, para tomar una decisión.

  • Recursos humanos: sí, es cierto que abrir una cuenta en redes sociales es gratuito, pero en realidad supone un gran esfuerzo para cualquier marca, puesto que requiere de la contratación de nuevos empleados para que se hagan cargo de dotarlas de contenido, añadir esas tareas a sus empleados, o contratar a becarios para que se ocupen de ellas. Los becarios suele ser la solución más rápida y fácil para muchas empresas, pero no es ni mucho menos la mejor. ¿Por qué? Las redes sociales deben mostrar cómo es nuestra marca, y también todo lo que podemos ofrecer. Algo que sí saben los directivos, y también los trabajadores que llevan ya un tiempo trabajando en ella. Después de todo, es la imagen que das de tu empresa a los demás, ¿estás seguro de que quieres que lo haga alguien que está empezando en el sector?

 

  • Tiempo: sí, las redes sociales son gratuitas, pero también consumen muchísimo tiempo. Planificar los contenidos, redactarlos, calendarizarlos, promocionarlos, diseñar creatividades ad hoc y, por supuesto, innovar siempre, puesto que, si haces lo mismo que tu competencia, ¿por qué te va a elegir a ti el cliente? En realidad, el tiempo es el factor más decisivo, puesto que, aunque tengas claros tus objetivos y tu público, si no tienes tiempo para dedicarle no podrás hacer nada de lo que te habías planteado. Y acceder a una página en cualquier red social y ver que la empresa no actualiza desde hace meses o incluso años, es mucho peor que no tener presencia en ella.