Branded Content y Juego de Tronos

juego de tronos

“No hay nada más poderoso en el mundo que una buena historia. Nada puede pararla”, decía Tyrion en el último capítulo de la serie “Juego de Tronos”. Esta aseveración, este gran descubrimiento, es lo que venimos defendiendo desde tiempo inmemorial todos los que nos dedicamos a la comunicación.

Historias, historias, historias… que conectan con la audiencia, transmitiendo valores, emociones y pensamientos. Es lo que hoy conocemos como branded content.

Podríamos definirlo como un storytelling que permite generar notoriedad y afinidad de marca. Una nueva forma de publicidad, en un mundo saturado de publicidad e información.

Branded content consiste en generar contenidos de calidad relacionados con una marca, con el objetivo de que el consumidor se sienta atraído y establezca una relación con dicha marca y sus productos o servicios. Eso sí, estos contenidos tienen que ser capaces de transmitir valores, emociones o sentimientos. Es decir, que la narración deje huella en el consumidor, que se produzca un engagement, y que éste se traduzca en una relación duradera y de confianza entre marca y audiencia.

El objetivo principal de este tipo de contenidos es conseguir que los consumidores no consuman los contenidos publicitarios como obligación, a diferencia de la publicidad convencional, sino que los busquen y disfruten, e incluso que los compartan con sus allegados.

Ahora el contenido no es invasivo ni publicitario, si no que informa y entretiene al consumidor que disfruta con el relato que la marca le hace llegar.

Entre los beneficios del branded content ya hemos mencionado el engagement, pero también cabe destacar la fidelización y la posibilidad de que el contenido se convierta en viral, llegando a más clientes potenciales y amplificando su repercusión. Además de la posibilidad de que el contenido permanezca en el recuerdo de los consumidores durante más tiempo.

Nuestra historia, nuestro branded content, es un concepto muy flexible por lo que se puede adaptar a todo tipo de formatos, desde vídeos, podcasts, videojuegos, formatos interactivos, imágenes… e incluso combinar algunos de ellos. Y por supuesto e igualmente se puede difundir por todo tipo de canales: desde redes sociales hasta la página web, prensa, etc.

Hoy ya es un tipo de publicidad que muchas empresas utilizan, tanto las grandes como las pequeñas, porque no es una cuestión de dinero o presupuesto, sino de imaginación y ganas de conectar con el público a través de una historia, de una gran historia…

Autora: Montse Fernández, directora de Cuentas en ACH